¿Qué es y para qué sirve la CIRBE en la solicitud de un préstamo?

CIRBE

Conocer qué es la CIRBE y de qué manera puede ser útil al momento de solicitar un préstamo, resultará de gran ayuda. Se trata del instrumento principal de las instituciones bancarias para definir si el solicitante es crediticiamente aceptable o no.

Cada entidad financiera es responsable de recaudar la información de sus usuarios mensualmente. Esta base de datos se emplea para proporcionar los riesgos crediticios de los titulares. La principal finalidad es garantizar transparencia económica y minimizar los fraudes.

¿Qué es la CIRBE?

La definición  de CIRBE es Central de Información de Riesgos del Banco de España. Sus comienzos vienen desde el año 1972, a partir de ese momento, funciona en todas las entidades bancarias del territorio español. Sin embargo, actualmente otras instituciones de carácter financiero también la utilizan, aunque no de una manera tan estricta.

Central informacion de riesgos

Se trata de una base de datos, similar al conocido ASNEF. Sustentada con informes financieros de otros bancos, pero siempre controlada y gestionada por el Banco de España. Cualquier persona puede tener acceso al listado, pero para hacerlo se requiere de una petición anticipada.

Dicho informe, es actualizado todos los meses, y posteriormente aparece un registro de los préstamos que sobrepasan los 6000 euros. En el documento se observarán los préstamos activos, con la finalidad de conocer la capacidad de endeudamiento y el historial crediticio del solicitante. Además, se notifica de los créditos, avales y riesgos que las entidades bancarias obtienen con sus clientes.

Diferencias entre ASNEF y CIRBE

Algunas personas pueden considerar que la CIRBE es una lista semejante al documento de morosos conocido como ASNEF. Pero esto no es cierto, ya que en el caso del primero se trata de una base de datos que señala los riesgos crediticios. No depende de que los préstamos estén pendientes por pagar o no. La institución proporciona la información de las personas, para que las entidades evalúen la capacidad crediticia de los clientes.

El ASNEF, proporciona toda la información de morosos que no han cumplido con los compromisos financieros adquiridos. Cuando solicitan un préstamo, la Ley otorga acceso al banco para la información CIRBE y ASNEF de las personas. Todo esto, se puede lograr sin contar con permisos previos de los clientes.  La banca crediticia está en la obligación de mantener a los usuarios informados de todo este proceso.

Te puede interesar: ¿Qué es un cheque certificado?

¿Cuáles son los riesgos?

Todas las gestiones financieras siempre conllevan a pasar por algún tipo de riesgo. Pueden existir eventualidades que no permitan cumplir con los compromisos. En el caso de que el cliente solicite préstamos para la adquisición de una vivienda y este es concedido: el prestador debe considerar que mientras no se cumplan con todas las cuotas establecidas, la propiedad sigue siendo del banco.

Existen dos tipos de riesgo que maneja el CIRBE como lo son:

  • Riesgos directos: son los que se originan por los créditos, valores de renta fija y préstamos.
  • Riesgos indirectos: se trata de la garantía o aval, que se le otorga a terceros en relación con sus créditos o préstamos. La cantidad mínima para la cobertura de dichos riesgos indirectos es de 30.000 euros.

La CIRBE como instrumento financiero para el otorgamiento de un préstamo

Toda persona que aspira a la asignación de un préstamo debe cuidar su historial crediticio. La CIRBE es un instrumento financiero de gran utilidad para las entidades bancarias. A través de la evaluación de los riesgos, pueden tomar decisiones para asignar o negar una petición.

Las siguientes recomendaciones pueden resultar de utilidad:

  • Las instituciones financieras evalúan si los clientes actualmente tienen préstamos o deudas activas con otras entidades. En ese momento se hace necesario que la respuesta sea lo más sincera posible. Ocultar información no servirá de nada, al contrario solo puede traer problemas, cada institución dispone de herramientas como la CIRBE con toda la información sobre el comportamiento financiero del aspirante a un préstamo bancario.
  • Antes de solicitar un préstamo, es necesario verificar la información del fichero de CIRBE. Con esto, se asegura que la información contenida sea correcta. En el caso de que existan errores, se podrá solicitar con anticipación las correcciones al Banco de España.
  • Puede que el préstamo sea rechazado, no por la lista de CIRBE sino más bien por la información del ASNEF. Esto ocurre por incumplimientos de cuotas que han provocado que los clientes sean fichados en el listado de morosos.
  • Se debe evitar en todo momento endeudarse más de lo que permitido. En general, las deudas adquiridas no deberán superar a los ingresos percibidos. Los expertos estipulan que los compromisos financieros no pueden sobrepasar el 40% de los ingresos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.