¿Cuándo prescribe una deuda en España? ¿Son para siempre?

Cuándo prescribe una deuda en España

De seguro habrás vivido más de una situación donde has tenido una deuda con una empresa o con otra persona, o por el contrario, en algún momento te habrán quedado debiendo dinero.

Las deudas en España son un tema comercial muy común, lo que no todas las personas saben es que después de pasado algún tiempo, dicha deuda puede prescribir, o en otras palabras desaparecer.

¿Las deudas son para siempre?

Por lo general, las personas que adquieren una deuda, piensan que su endeudamiento termina hasta el momento en el que cancelan la cantidad total que se les han prestado, sumando los intereses.

Pero en el caso de España, lo cierto es que las deudas no son eternas. Toda deuda que se adquiera prescribe y lo hace de diferentes maneras:

Por lo general, una deuda prescribe obviamente cuando se cancela por completo la cantidad de dinero adeudado más sus respectivos intereses.

Por otro lado, una deuda en España prescribe cuando después de que ha pasado un determinado tiempo, la deuda contraída simplemente se cancela, así el deudor aun no haya liquidado todo lo que debe.

De igual forma, se puede presentar una compensación, esta compensación la pide el contribuyente que tiene la deuda a la Agencia Tributaria, una vez que se conozca el caso, la agencia tributaria compensará la deuda con el dinero que debería recibir como la devolución del IRPF.

Aunque se trata de una prescripción de deuda poco frecuente, la condenación es también otra de las formas en las que las deudas prescriben. Esta situación se presenta cuando el acreedor perdona la deuda en su totalidad.

¿Cuándo prescribe una deuda en España?

La prescripción de las deudas en España dependerá del tipo de deuda que se haya contraído. Actualmente el Código Civil en España establece como máximo un plazo de hasta 5 años para que una deuda prescriba, esto solo aplica a aquellas deudas que no tienen un plazo de prescripción expresa y detalladamente establecido.

Es por esta razón que existen diferentes plazos para diferentes tipos de deudas.

Si es un préstamo hipotecario, la prescripción de la deuda tarda hasta los 20 años. En caso de que la acción hipotecaria o la persona no tengan especificado una fecha especial para dicha prescripción el plazo de prescripción pasa a ser a los 15 años.

Si la deuda que se tiene es con la Seguridad Social y con Hacienda, estas prescriben a un plazo no mayor a 4 años.

Si la deuda es por préstamos no relacionadas con la hipoteca que haya sido concedida por los bancos, los intereses que se aplican prescriben a los 5 años.

En el caso de la deuda principal, esta también prescribe a los 5 años.

Por su parte, si la deuda se adquirió entre el 9 noviembre del año 2000 y el 9 de noviembre del año 2005, el plazo de prescripción de esta deuda es de 15 años.

Por último, el resto de las deudas que prescriben a los 5 años son:

  • Pensión de alimentos
  • Pago de servicios
  • Alquiler de vivienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.