¿Qué es el beneficio por acción (BPA) y cuál es su importancia?

Qué es el beneficio por acción BPA y cuál es su importancia

El beneficio por acción o BPA o es otra cosa que la porción de beneficio que corresponde a cada una de las acciones que posee una empresa.

El BPA sirve como un indicador de la rentabilidad de una empresa. En la actualidad, es una de las medidas que más se usa a la hora de evaluar el rendimiento empresarial. Muchas veces se utiliza la frase en inglés Earnings Per Share o EPS por sus siglas en el mismo idioma.

¿Cual es el beneficio por acción (BPA) y cuál es su importancia? El beneficio por acción o BPA también se considera una ratio en Bolsa. Con esta ratio se trata de determinar cuál es el beneficio neto dividido por el número de acciones de la empresa, o en otras palabras, cuánto de lo obtenido por la empresa como resultado de su actividad, corresponderá a cada acción. Por lo tanto, se supone que un alto BPA induce a comprar más acciones y un bajo BPA a venderlas.

Qué es el beneficio por acción (BPA) y cuál es su importancia:

El BPA como herramienta de valoración

El BPA se considera una variable representativa con la que se determina el precio por acción de una empresa. A pesar de que el BPA es un dato importante, siempre se debe analizar en compañía de otras ratios, ya que es posible que la empresa analizada maquille sus números contables, mostrando unos resultados mejores de los obtenidos en realidad.

El BPA en acciones preferentes

Para calcular el BPA de una empresa que cuenta con acciones preferentes es necesario descontar del beneficio total los dividendos preferentes.

Existe un BPA algo más complejo llamado BPA diluido, el cual se usa para empresas que tienen activos que diluyen el beneficio de la acción tales como:

  • Opciones
  • Warrants
  • Acciones convertibles

Todo esto añadiendo unos cálculos al BPA básico.

Interpretación del BPA

En realidad, el BPA no corresponde exactamente a lo que parece indicar por las siguientes razones:

Primera razón: El beneficio que forma parte de la ratio es el beneficio bruto.

Este caso se da cuando contablemente el resultado tras el pago del impuesto de sociedades es positivo. Sin embargo, el beneficio puede cambiar dependiendo del método empleado para su cálculo. Por ejemplo, la inclusión de todos los ingresos que hayan sido anticipados pero no realizados o no cobrados, por ende, la imputación de ingresos queda separada, aunque correspondan al siguiente año o a un determinado resultado positivo esperado de una determinada inversión o la imputación temporal a un año, cuando la actividad efectiva se ha realizado durante algunos meses de ese año.

De igual forma, no es lo mismo un beneficio producto de actividades de la empresa (el beneficio de explotación), que dada una situación puntual de mercado (una venta de un edificio, por ejemplo, propiedad de la empresa), lo cual supone un beneficio extraordinario y, por tanto, podría distorsionar los resultados.

Segunda razón: El número o cantidad de acciones.

Si bien, en la actualidad lo que se busca es considerar al beneficio como el elemento fijo del BPA, el número de acciones nunca permanece constante, esto se debe a que puede variar en casos especiales tales como:

  • Ampliaciones o reducciones del capital
  • Movimientos corporativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.