¿Qué es el apalancamiento financiero?

En ocasiones, para poder subsistir, entidades comerciales o personas deben recurrir a ciertas herramientas que le permitan continuar con sus operaciones. Conocerlas y hacer uso de ellas es fundamental. En ese sentido, saber qué es el apalancamiento financiero puede resultar útil.

Para tener éxito en cualquier toma de decisiones es necesario actuar con cautela, pero sobre todo con inteligencia. Los riesgos siempre están presentes, la clave está en seguir una serie de recomendaciones.

La importancia de saber qué es el apalancamiento financiero

Conocer qué es el apalancamiento financiero es de vital importancia. Puede suceder que en algún punto se recurra a este mecanismo para invertir. Se trata de solicitar recursos económicos que no pertenecen a la cartera interna del capital. La finalidad es obtener un crédito para una inversión.

En algunos casos esta operación puede resultar exitosa, con grandes beneficios. Asimismo,  este escenario sucede cuando el ingreso obtenido es superior a los intereses por pagar. Por otro lado, existen riesgos que derivan de obtener una rentabilidad mucho menor al capital invertido y los intereses, ocasionando una perdida y una cuenta por pagar.

apalancamiento financiero2

Algunas transacciones, han logrado hacer inversiones apalancadas rentables. Como resultado, han  aumentado sus beneficios, lo que les permite operar de manera efectiva. El secreto está en considerar los siguientes aspectos:

  • Oportunidad: el aumento de un capital siempre va a estar relacionado con las inversiones. No obstante, no siempre se cuenta con la liquidez para hacerlas oportunamente. Hay oportunidades de inversión que solo se presentan una vez, cuando surjan deben ser tomadas.
  • Punto de equilibrio: la estrategia de apalancamiento debe ir en función a la proyección. En tal sentido, se debe enfocar hacia una meta en específica.
  • Capacidad de endeudamiento: este punto es importante para controlar el nivel del riesgo. Antes de tomar la decisión de apalancarse se debe evaluar cuál es la capacidad para poder endeudarse. El nivel de solvencia y determinar si los ingresos obtenidos serán suficientes para pagar la deuda.

¿Cuándo recurrir a un financiamiento?

Conocer qué es el apalancamiento financiero no resulta suficiente, sobre todo si se desconoce cuándo es  el momento necesario para endeudarse.  Lo importante es no precipitarse y actuar de manera oportuna. Los siguientes factores son indicadores de que se requiere optar por esta herramienta:

  • Calcular la rentabilidad económica: se obtiene al dividir el resultado de los beneficios entre el activo, sin considerar impuestos. Este resultado es multiplicado por cien. La cifra obtenida, será el beneficio corriente de la actividad.
  • Coste de financiación externo: una vez obtenido el cálculo de la rentabilidad económica, se debe comparar con este punto. Para obtener el resultado se realiza una división de los gastos financieros y el total de las deudas a corto y largo plazo.
  • Comparación: al obtener los datos anteriores, se debe comparar si la rentabilidad supera el coste de financiación ajeno. De resultar positivo, conviene apalancarse, ya que la rentabilidad será superior a los costes. Por el contrario, cuando los costes superan la rentabilidad no es un buen momento para el endeudamiento.
  • Destino: antes de decidir apalancarse es necesario plantearse las siguientes interrogantes: ¿los fondos del financiamiento se usaran para nuevos proyectos de inversión? ¿La obtención de los beneficios garantizará una rentabilidad que aumente el valor del capital? ¿Las perspectivas de generar ganancias son a corto, mediano o largo plazo?

Clasificación: puntos de incidencia del apalancamiento financiero

Al apalancar se pueden obtener diferentes resultados. Como consecuencia, se clasifican de la siguiente forma:

  • Positivo: un apalancamiento financiero positivo se obtiene cuando la aplicación de los préstamos es productiva. Por lo tanto, la tasa de rendimiento es mayor a la tasa de interés adquirida para pagar los fondos obtenidos por el financiamiento.
  • Negativo: en ocasiones no se obtienen los resultados esperados. Puede suceder que los fondos provenientes de los préstamos sean improductivos.  Como resultado, la tasa de rendimiento es menor a la tasa de interés para pagar el préstamo. Cuando esto sucede es conveniente evaluar otras estrategias para salir del endeudamiento lo más pronto posible.
  • Neutro: se obtiene cuando los recursos obtenidos por préstamos se encuentran en un punto medio. Por consiguiente, la tasa de interés es igual a la tasa de rendimiento. En este punto, ni se gana ni se pierde. Para que alcance un óptimo rendimiento es importante actuar, establecer estrategias para llegar a un nivel positivo.

¿Qué tan bueno puede ser apalancarse?

Toda inversión está inmersa en riesgos. En el caso del apalancamiento financiero, el más grande puede ser no poder asumir los costos financieros y el pago de intereses. Mientras mayor sea el préstamo obtenido, el riesgo será creciente.

Una mala gestión y sobre todo una mala decisión pueden ocasionar el cierre de empresas o reclamaciones por incumplimientos de pagos.

No todo es tan malo. Para salir beneficiados con el proceso de apalancamiento, es importante evaluar los escenarios antes de tomar la decisión definitiva. Si la tasa de rentabilidad no arroja resultados positivos es mejor dejar esta opción para otro momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.