¿Qué es el apalancamiento financiero?

De entrada, el término apalancamiento pudiera parecer un tanto curioso y prestarse a doble interpretación, sin embargo, en términos económicos, el apalancamiento financiero es un término más común de lo que se puede creer.

Este término proviene de apalancar, se trata de una definición que implica: levantar o mover algo con la ayuda de una palanca.

Cuando se habla de apalancamiento financiero, se hace mención al endeudamiento al que se recurre para obtener el financiamiento de determinada operación.

Esto quiere decir que la operación no se realiza empleando fondos propios, sino con una combinación entre los fondos propios y un crédito.

El apalancamiento es una maravillosa herramienta, pero puede resultar en un arma de doble filo, porque, así como incrementa la posibilidad de obtener rentabilidad, multiplica las posibilidades de terminar siendo insolvente. A mayor apalancamiento, mayor riesgo de pérdida.

El apalancamiento se calcula como la diferencia entre el capital propio y el obtenido por un crédito. Esta herramienta es a todas luces, buena porque permite que se acceda a inversiones que de otra forma serían inaccesibles.

apalancamiento financiero2

En este sentido, el concepto está muy claro con relación a lo que significa en el ámbito financiero, ya que en él se emplean mecanismos a modo de palancas que ayuden a aumentar las posibilidades de rentabilidad de una inversión.

El principal mecanismo del apalancamiento es el endeudamiento. Esto se debe a que, la deuda permite hacer una mayor inversión de dinero del que se posee gracias a un préstamo o crédito. A cambio de este préstamo de dinero, lo común es que se deban pagar ciertos intereses.

En determinados productos financieros como los conocidos CFDs, tan solo basta con dejar en garantía ciertos bienes, es decir que estas operaciones relacionadas también se pueden apalancar.

Para qué sirve el apalancamiento financiero

Para ampliar la posibilidad de obtener mayores beneficios, el apalancamiento financiero es una valiosa herramienta, sin embargo, así como multiplica las posibilidades de obtener mayores dividendos, también se puede obtener mayor pérdida. Cuando realizas una operación apalancada, tienes mayor rentabilidad que si solo hubieras invertido el dinero que tenías disponible.

Es importante tener en cuenta, que, a mayor nivel de apalancamiento a través de deuda, mayores serán los intereses que se deben desembolsar y esto puede terminar mermando las ganancias.

Tipos de apalancamiento financiero

Existen tres tipos de apalancamiento financiero:

El apalancamiento positivo, que tiene lugar cuando la rentabilidad de la operación es superior a los costos, es decir, que es mayor la ganancia que los intereses que se deben pagar por concepto del préstamo recibido para apalancar la operación.

Apalancamiento neutral, este se da cuando la rentabilidad que se obtiene del proyecto es equivalente a la tasa de interés que se debe pagar por el dinero recibido.

En tanto, el apalancamiento negativo se da cuando la tasa de rendimiento es menor y se debe pagar más dinero por la deuda que el total de dinero percibido como ganancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.