Aumenta la dificultad de la minería de bitcoin

Minería de Bitcoin

Fuente: Pixabay

La minería de Bitcoin es un proceso de creación de nuevas monedas resolviendo complejos acertijos matemáticos con la ayuda de software especializado instalado en los ordenadores de los usuarios.

La dificultad de minar BTC no para de aumentar

La minería es una de las actividades de mayor rendimiento y popularidad entre entusiastas de las criptomonedas. Esta varía en grado de dificultad según la cripto, viéndose afectada principalmente por el nivel de popularidad de la misma. Siendo el BTC la más popular de todas, desde su nacimiento la minería de esta criptomoneda ha ido en alza en tema de dificultad. En el presente año ha sufrido ciertos cambios en la dificultad, ocasionados por la volatilidad de su precio. Pese a todo esto, en los últimos 4 meses su dificultad ha ido aumentando de la mano del incremento de su precio.

A grandes rasgos, la minería se basa en emplear nuestros equipos de procesamiento de datos para ejecutar complejos problemas matemáticos. Es decir, cuando minamos BTC estamos poniendo a disposición nuestros equipos a aquellas personas que deciden comprar dogecoin o venderlo. Luego obtenemos cierta “recompensa” por nuestro servicio, la cual se obtiene en dinero digital expresado en la criptomoneda en cuestión.

Pero, seguramente te preguntarás cómo es que todo esto ocurre. Para entenderlo necesitamos explicar un poco más a fondo el mundo de la minería de cripto.

Conociendo un poco más a fondo la minería de criptomonedas

Hardware
Fuente: PxHere

Todos los criptoactivos funcionan en medio de una red de bloques que deben ser identificados y rastreados, así como los movimientos dentro de ellos. Dichas operaciones demandan de criptografía y complejas operaciones matemáticas que tienen el objetivo de identificar la propiedad de los activos. De esta forma se tienen garantías de la ausencia de la falsificación de los criptoactivos en medio de la red blockchain.

Además, a diferencia del dinero real, las criptomonedas no son impresas en papel, ni poseen respaldo en activos físicos. Estas se crean a través de la concepción de nuevos bloques dentro del blockchain, lo cual pasa cada 10 minutos. Y es su creación y circulación lo que demanda de diversos procesos matemáticos.

En sus operaciones matemáticas, la red de minado de cripto busca identificar un HASH. Se trata de un código hexadecimal que le da identidad única a cada nuevo bloque. Encontrarlo no es una tarea sencilla, se requiere de hardware potente conectado a diversas pools que “compiten” para generar estos códigos antes que sus competidores.

Competencia por el minado de Bitcoin

Al ser descentralizadas, las criptomonedas no cuentan con un propietario del sistema ni de todos los procesos que las involucran. Mientras que los bancos cuentan con servidores privados, las criptomonedas cuentan con el servicio de personas que ofrecen sus computadoras para las operaciones dentro de la red. Estos son conocidos como “mineros” y obtienen ganancias por ofrecer su hardware a la demanda de procesadores informáticos de la red. La regla es simple, mientras más mineros, más competencia.

Bitcoin es la más popular y la más costosa de todas las criptomonedas del planeta. Su popularidad y alto precio la convierte en el objetivo número uno de los entusiastas de la minería. Por lo tanto, su dificultad va de la mano con la competencia, y a su vez de la mano con su comportamiento dentro del mercado.

Aumentos en la dificultad de minado del BTC

Si una persona posee un hardware demasiado potente puede encargarse de identificar el HASH en menos de 10 minutos. Debido a que esto violaría los protocolos de ritmo preestablecidos para el BTC, el aumento de la competencia dispara una dificultad dinámica. En resumidas cuentas, el HASH se hace más complejo de encontrar, conservando así el ritmo de 10 minutos por bloque.

Este reajuste de dificultad se realiza de forma automática, y se evalúa cada 2,016 bloques minados. En 2021 el BTC ha sufrido muchísimos reajustes de dificultad, tanto en subida como bajada. Sin embargo, en los últimos 4 meses el proceso de minado ha sufrido 5 aumentos en su dificultad.

Estados Unidos es el mayor productor de BTC tras la prohibición de las cripto en China

Infografía Statista
Fuente: Statista

En 2021 el BTC ha sufrido fuertes caídas tanto en su precio como en su dificultad por diversos acontecimientos. Uno de los más significativos fue la prohibición de las criptomonedas en China. Cabe destacar que el país asiático fue el de mayor cantidad de mineros de BTC del mundo. El hashrate de China cayó de un 44% a cero, algo que los mineros de otros países supieron aprovechar.

Tras la prohibición del BTC en China, muchos inversionistas norteamericanos decidieron seguir apostando por él. Asimismo, también ocasionó una fuerte migración de los mineros, diversificando la minería digital. Muchos expertos consideran esto algo positivo para la protección de la descentralización del Bitcoin.

Con miras hacia un gran aumento del precio para los próximos 5 años. Se espera que tanto la dificultad de minado como las inversiones en BTC aumenten a largo plazo. Un ejemplo de ello se puede observar al notar cómo esta criptomoneda pudo recuperarse pese a haber caído por debajo de los 30,000 USD a mediados de año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.